sábado, 14 de enero de 2017

Rise & Shine (PC) - Análisis


En el pacífico Mundojuego vive Rise, un niño que se ve envuelto, de la noche a la mañana, en una cruenta guerra a escala plantetaria. Se ha quedado paralizado frente a una máquina bélica gigantesca, con lágrimas en sus mejillas, preguntándose cómo ha podido pasar todo esto. Pero él sabe que no es momento de vacilar, porta la pistola sagrada Shine y entiende que es el único con la capacidad de hacer respawn, así que le corresponde salvar su planeta de las amenazas del espacio, aunque tenga que morir mil veces.

 photo header_zps4fbphkjm.jpg

Así da comienzo este gran videojuego indie de mano de Super Awesome Hyper Dimensional Mega Team (brutal nombre), equipo de desarrollo español, que, con ayuda de la distribuidora Adult Swim Games ha conseguido llegar tanto a PC a través de Steam, como a Xbox One por medio de Xbox Live. Se trata de una mezcla de géneros muy satisfactoria y llenísima de ideas de primer nivel, que están repartidas de tal forma que jamás vamos a ver dos situaciones iguales. Este bestial sistema cruzado de movimientos de nuestra pistola, así como las ingeniosas situaciones que vamos a encontrarnos durante el avance, no nos van a dejar indiferentes si llevamos un buen puñado de años jugando. El primer aspecto sobre el que quería hacer hincapié es el control: Se me ha hecho literalmente imposible hacer nada lógico con un mando; su modo de apuntar de forma rotatoria a lo Point & Click (al igual que otros Shooters laterales han usado en más de una ocasión) hace que se piense automáticamente en un ratón. 'WASD' en mano, tecla Espacio, Q, E, Ctrl y Ratón es todo lo que necesitamos para sentir el cien por cien del control sobre el personaje y todas sus acciones, de cualquier otro modo os aseguro que lo vais a pasar mal, se os va a hacer impreciso y seguramente os maten más de la cuenta. Los usuarios de consola no tienen otro remedio que usar mando, pero al menos se ha puesto esfuerzo en que se pueda jugar así, sin embargo, no hay color con poder apuntar al instante al lugar de la pantalla que elijamos.

 photo 20170113214722_1_zpstuv3rldq.jpg
Hay constantes guiños a videojuegos de todas las épocas, lo cual nos hará sonreir.

Gráficamente se ha puesto el mimo más grande que haya visto en tiempo en un juego de estas características. El nivel de detalle de los escenarios abruma; la cantidad de planos de scroll o escenas superpuestas es increíble, distrayéndonos y obligándonos a sacar capturas cada tres o cuatro pasos; el cambio entre escenarios es gradual, suave e increiblemente bien llevado a cabo. Además, la cámara se posiciona más lejos o más cerca dependiendo de los peligros, teniendo siempre una visión certera de lo que pasa, ya sean puzzles o momentos de asalto. Los enemigos tienen una técnica minuciosa de dibujo, rebosan vida, los colores son puro placer; en realidad, es tan exigente en este apartado que ha debido costar mucho tiempo tenerlo listo, no estamos hablando de algo modesto precisamente. A nivel sonoro se ha contado con una mezcla de géneros igualmente satisfactoria, encontrando temas preciosos que pueden recordarnos, de vez en cuando, a situaciones cliché de videojuegos, pero con un sello de calidad enorme, puesto que son tonadas y melodías propias y que encajan como un guante con lo propuesto. Hay que mencionar que es muy, muy violento, sangriento y gore, pero te vas a partir de risa. Este estilo más adulto o serie B le sienta estupentamente al producto, ya que es una guerra planetaria y la muerte es el motor no solo del entorno, sino la mecánica principal de juego. El respawn es el elemento base del título y nuestro personaje va a tener que morir violentísimamente de muchas formas. Es su tarea reaparecer y autovengarse, siendo nosotros sus ojos. La propia muerte del protagonista es necesaria incluso en algunos momentos, cosa que sólo se entiende jugando.

 photo 20170113220208_1_zpsvjedptzy.jpg
Los jefes son tremendos, tanto en el modo de matarlos como en sus rutinas.

Jugablemente es donde Rise & Shine roza la excelencia. Se ha propuesto una fusión de estilos que, lejos de toda duda, es tan sólida que asusta. Podría parecer una locura ponerle puzzles a un videojuego de acción constante en vista lateral, pero no; no corta el ritmo, todo lo contrario, consigue unir perfectamente situaciones de gran tensión en batalla con momentos ingeniosos, e incluso fusionarlos. No le faltan los momentos plataformeros tampoco. El movimiento de controlar manualmente las balas permitirá activar mecanismos a distintas distancias, o alcanzar puntos débiles de jefes que no están a la vista. Creo que este es el núcleo duro del videojuego, y es haber conseguido que usar el cerebro, disparar y esquivar al mismo tiempo sea compatible, cómodo y satisfactorio. La batalla se resuelve de maneras ingeniosas y no sólo consiste en disparar y matar, hay que pensar cómo alcanzar los puntos débiles enemigos. Hay un puzzle concreto que me entusiasmó poder resolverlo, me he sentido incluso como en la saga Zelda; aunque hay que reconocer que la mayoría de enigmas propuestos son de fácil resolución, mecánicos y que no entorpecen. Los patrones enemigos son diversos, se ha optado por seguir una fórmula Shoot 'em Up para la gran mayoría de asaltos, incluso con guiños al género directamente en sus mecánicas de jefes, recordando a la escuela Contra en ocasiones (con un abismo de distancia, entendedme). He leído que este juego es una especie de Metal Slug, no sé qué apreciación es esa, se parecen poco. Posiblemente sea por la belleza gráfica y el género de disparos, pero esto es radicalmente opuesto a Metal Slug en un buen puñado de cosas, así que no hagáis mucho caso. Si se tiene que parecer a algo, he podido probar algo similar hace tiempo con Serious Sam Double D XXL, videojuego donde se controla al personaje por un lado, y el apuntado de las armas por otro. De este modo, Rise & Shine demanda atención, mucha atención, puesto que el personaje, a pesar de tener barra de vida, muere con una facilidad pasmosa, habiendo a tal efecto muchísimos puntos de control después de cada zona más o menos peligrosa, así que es cuestión de ensayo y error puro. Habrá que recargar el arma cada pocos segundos y aprender a la perfección cómo apuntar; lo bueno es que ese aprendizaje es automático, una vez sepamos hacer algo ya no se nos olvidará, integrando esas lecciones con el propio avance y sintiendo que somos cada vez mejores, más precisos, menos torpes. No es tan difícil como las apreciaciones que he podido leer en Steam, os lo aseguro, con llevar algunos años acostumbrados o acostumbradas a estos géneros no se nos va a hacer cuesta arriba en ningún momento.

 photo 20170113230921_1_zpsr39iuc21.jpg
Los puzzles aparecen tanto en las secciones plataformeras, como en mitad del combate.

Sobre la duración me temo que mucha gente no va a estar dispuesta a comprender lo que es este videojuego. Si, es breve, pero todos los arcades laterales suelen serlo (o solían, dado el constante tributo del título a las décadas donde éstos gobernaban el panorama), pero cada minuto llena, plantea desafíos y un diseño de fases prodigiosos. No vas a sentir en ningún momento que hayas pasado por esa zona, o hayas hecho lo mismo que minutos atrás. Avanzar significa novedad, frescura, diversión en bruto, vicio insano. Una vez cojamos el juego vamos a estar destinados a pasárnoslo del tirón, como cualquier buen arcade que cumpla su función, de ahí que no nos pueda durar más de 3 horas si vamos al grano. Dicho esto, prefiero 3 horas de placer jugable que bastantes más con interrupciones y bajadas de ritmo. Es una pena el estigma que la fórmula arcade sufre hoy en día: se es incapaz de juzgar un producto por la diversión que aporta, y se prefiere trazar una media aritmética entre precio y duración, poniéndole una cifra de euros concreta a cada hora de juego, no teniendo para nada en cuenta el factor que hace bueno a un videojuego de estas características, que es, en efecto, el goce de ir dominándolo y la progresión. Ciertamente, no se tiene consideración alguna con este tema, uno está ya muy cansado de tener que explicar que no se puede usar el mismo baremo con un RPG y con un Arcade; basan sus puntos fuertes en ritmos distintos, habilidades diferentes y muchos más aspectos. Antes de criticar este juego por su duración, viajad al pasado y entended cómo eran las duraciones entonces, por esa regla de tres medio catálogo de videojuegos del planeta no valdría su precio, lo cual es absurdo solo de pensarlo. Al acabar el juego se nos desbloquea una nueva dificultad que me está dando dolor de cabeza... os dejo que la descubráis. Hablando del argumento, el videojuego tiene una historia que se va contando por medio de viñetas de cómic muy bien dibujadas, con algunas escenas de diálogo dentro del propio desarrollo de la aventura. Shine, la pistola, habla, y es bastante mordaz, en cambio Rise es más sosegado. Hay un buen puñado de secretos en forma de cofres e items que se pueden recoger, alargando un poco la vida del juego y sumando un componente exploración competente (aunque ciertamente limitada, evidentemente).

 photo 20170114021218_1_zpsqjpvdvvw.jpg
Artísticamente es una pasada. Todo te hará parecer pequeño.

Rise & Shine se construye también sobre constantes guiños y tributos a videojuegos de todas las épocas. Un popurrí de juegos como R-Type, Gears of War, Super Mario Bros., Final Fantasy VII o The Legend of Zelda entre muchos otros. Arranca una sonrisa enorme ir detectando por nosotros mismos todos estos homenajes, integrados tanto en la historia del propio título como en los elementos estéticos, en escenarios, enemigos o secundarios. Un festival de buenas ideas y un "point of no return" en cuanto a mecánicas; nada se repite, todo es avanzar con inteligentes planteamientos novedosos. Un gazpacho entre Plataformas, Run & Gun, Shmup y Puzzle que enamora y deja con ganas de más, muchísimo más. Quizá menos exigencia por el lado gráfico habría podido alargar un poco la experiencia, pero tampoco deseo autoengañarme, no estuve en el desarrollo y no conozco los detalles. He quedado satisfecho. Sería una pena que este motor no se reaprovechase para una secuela, ojalá el estudio tenga toda la suerte del mundo y pueda contar con más medios; quién sabe lo alto que podría apuntar si todo fuese menos competitivo en este mundo.

Fecha de salida en Europa: Enero de 2017
Nº de Jugadores: 1
Logros: Si
Formato: Digital (Steam y Xbox Live)
Sistema: PC Windows / Xbox One
DLCs: No
Recomendado para: Amantes de la cultura del videojuego, de los arcades, la dificultad, puzzles, acción y plataformas.

  
fran_friki

No hay comentarios:

Publicar un comentario